Definición de platos preparados refrigerados

El mercado de platos preparados –o comidas preparadas, según se denomina en el Real Decreto 3484/2000, de 29 de diciembre, por el que se establecen las normas de higiene para la elaboración, distribución y comercio de comidas preparadas– se divide en tres grandes categorías, dependiendo de la tecnología aplicada y las condiciones de conservación:

√ Platos preparados congelados;

√ Platos preparados refrigerados; y,

√ Platos preparados deshidratados y esterilizados (conservación a temperatura ambiente).

De todos ellos, el sector que actualmente presenta un mayor dinamismo y evolución es el de los platos preparados refrigerados.

Tomando como punto de partida la definición de comida preparada establecida en el Real Decreto 3484/2000, la Asociación Española de Elaboradores de Platos Refrigerados define el término plato refrigerado como aquella elaboración culinaria resultado de la preparación en crudo o del cocinado o del precocinado de uno o varios productos alimenticios y, en su caso, condimentada, presentados envasados, conservados a temperatura de refrigeración y dispuestos para su consumo, bien sea directamente, o bien tras un calentamiento o tratamiento culinario adicional.

Bajo este enunciado, el sector de elaboración de platos preparados refrigerados abarca un amplio y variado abanico de ingredientes, recetas y tecnologías de procesado y de envasado, e incluye una gran diversidad de productos alimenticios: pizzas, gazpachos, cremas, caldos, tortillas, sándwiches, bocadillos, roscas, ensaladas, platos a base de arroz, pasta, carne, legumbre u otras bases. Pero si hay una característica común a todos los productos del sector de elaboración de platos preparados refrigerados, ésta es la necesidad de mantener la cadena de frío hasta el momento de su utilización y consumo.