Percepción del consumidor sobre los platos refrigerados

Según las conclusiones que se desprenden del Estudio de percepción de los platos refrigerados por el consumidor español, solicitado por la Asociación Española de Elaboradores de Platos Refrigerados y realizado en el segundo semestre de 2009 por el instituto independiente de investigación IPSOS Marketing, la percepción general que tiene el consumidor español sobre los platos preparados refrigerados se resume en que éstos se presentan como una alternativa sana, natural y variada para comer bien, pudiendo así disponer de más tiempo personal. La practicidad, la comodidad y la variedad son los principales beneficios que este ahorro del tiempo otorga a estos productos.

 Asimismo, en el estudio de percepción, los consumidores identifican a los platos refrigerados como los productos más caseros, los más cercanos a los productos cocinados por uno mismo, frente a otras categorías de productos preparados (platos preparados congelados, platos preparados a temperatura ambiente, conservas en lata, conservas en cristal, etc.). Si, además, el plato refrigerado permite añadir el toque personal y finalizarlos al gusto, generan una mayor confianza en el consumidor, ya que supone una implicación más pronunciada y una mayor adaptación en una dieta saludable y equilibrada.

 Los platos refrigerados han evolucionado en el mercado hasta ofrecer hoy en día una gran cantidad de soluciones y menús. La amplia oferta es alabada por el consumidor, que en ocasiones reconoce que si no fuera por este tipo de soluciones, no comería ciertos platos por su compleja elaboración, o bien, por ser platos exóticos procedentes de otras culturas. En general, poder dedicar el tiempo a otras cosas, el deseo de comer un plato sin necesidad de cocinarlo y el no tener nada en la nevera son las tres situaciones en las que, tanto los consumidores habituales como los consumidores esporádicos de platos refrigerados, coinciden a la hora de decidirse a comprarlos.