Datos de consumo de platos refrigerados

El sector de platos preparados refrigerados es uno de los mercados más prometedores de la alimentación en España, fruto de la rápida adaptación de los fabricantes a los nuevos hábitos de consumo.

 Haciendo un repaso de los últimos años, durante 2007 el sector de platos refrigerados continuaba con su tendencia de crecimiento al alza, experimentando incrementos cercanos al 12% respecto al período anterior –muy por encima de otros segmentos de la industria alimentaria– estimándose un volumen de negocio de 650 millones de euros.

 Dada la situación económica actual, los valores de crecimiento del año 2007 fueron difíciles de superar en los siguientes años. No obstante, los platos refrigerados se han afianzado en los hogares españoles, fundamentalmente debido a los cambios de hábitos y de consumo y al esfuerzo de los fabricantes en desarrollar propuestas sabrosas, saludables y de conveniencia. Así lo demuestran las cifras de crecimiento experimentadas por el sector para el año 2008, alcanzando un 10,9% en volumen y un 8,58% en valor, estimándose un volumen de negocio por encima de los 705 millones de euros, según datos de la Asociación Española de Elaboradores de Platos Refrigerados. Según otras fuentes, la Consultora Nielsen, a TAM Diciembre 2008, informa de un crecimiento en torno al 6% en valor; por otro lado, DBK sitúa este crecimiento sobre el 6,9%.

En los dos últimos años, la persistencia de la crisis de consumo ha ralentizado la tendencia alcista del sector, contabilizándose un crecimiento del 3,3% en volumen y alcanzando las 146 mil toneladas comercializadas, según los datos elaborados por IRI para el periodo acumulado de 52 semanas hasta abril del 2010. Por el contrario, y según la misma fuente, el valor de mercado bajó un 0,7%, estableciéndose en 689,4 millones de euros. Sin embargo, y tomando como base los datos aportados por la Consultora Nielsen, referidos a mayo de 2010, se observan subidas de negocio del 8,3% en volumen y del 5,3% en valor, lo que supone valores de hasta 213 mil toneladas y 1.167 millones de euros. Según esta misma fuente, el conjunto de los segmentos integrados en este mercado suben, excepto la categoría de roscas, empanadas o las ensaladas.

 Según datos de IRI España, las pizzas siguen siendo el producto estrella del mercado de soluciones de comida refrigerada, generando un 54,9% del valor y un 46,3% del volumen, significando subidas del 7,9% y del 5,7%, respectivamente. Le sigue el gazpacho, que aporta el 10,1% de la cifra de negocio, llegando hasta el 22,1% en volumen. A continuación las recetas, con un 13,3% en valor y un 9,4% en volumen; y las tortillas, con un 4,9% y un 6,9%, respectivamente. En cuanto a evolución negativa, destacan las roscas, que bajaron un 34,5% en volumen, y los sándwiches, que descendió un 26,5% en volumen.

 Un factor adicional que está contribuyendo de manera notable al despegue de los platos preparados refrigerados es el interés que está mostrando la gran distribución por este sector, donde los lineales crecen año tras año.

 Un estudio encargado por la Asociación Española de Elaboradores de Platos Refrigerados revela que la edad es un factor clave para el comprador de este tipo de productos, sobre todo, en la elección de la categoría del artículo. Los más jóvenes, de entre 25 y 34 años, prefieren los platos a base de pasta, mientras que los adultos de entre 34 y 49 años optan las legumbres. Las pizzas, en cambio, no hacen distinciones de edad y son el rey en la categoría.

 Según datos aportados por la Fundación Española de Nutrición, los mayores consumidores de platos preparados son las personas menores de 35 años, residentes en poblaciones de más de 500.000 habitantes y con mayor estatus socioeconómico. Según el mismo estudio, en este tipo de productos es más habitual entre los responsables de la compra menores de 35 años, debido a que el desarrollo de estos alimentos es reciente en la sociedad y, por tanto, se encuentra más introducido en las personas de menor edad. Aunque también se refieren como motivos el problema de disponibilidad de la comida, ya que cada vez hay menos tiempo para cocinar.

 A nivel internacional, la tendencia creciente del consumo de platos preparados en España es menor que en otros países como Reino Unido o Estados Unidos. Según algunas fuentes, el 50% de los británicos consume comida precocinada al menos una vez a la semana. En el ranking europeo, el mercado español se sitúa en un nivel medio en cuanto al desarrollo del sector de platos preparados.